11 claves para comenzar a pensar como empresario

11 claves para comenzar a pensar como empresario

Cambiar la forma de pensar luego de ser por muchos años un trabajador dependiente para convertirte en un emprendedor y empresario es uno de los retos más difíciles. No obstante, es una transformación que se debe realizar si se desea conseguir el éxito en la nueva empresa.

Para conseguir buenos resultados, según negociosyemprendimiento.org, debes derribar algunos paradigmas, cambiar actitudes y desarrollar nuevas competencias. Aquí te presentamos 11 claves para pensar como empresario.

Deja de trabajar por horas y comienza a trabajar por meta

Trabajar por horas hace que nos autoengañemos creyendo que por estar ocupados somos productivos y además hace que nos olvidemos de administrar nuestra energía. 

Como empresario debes desarrollar tu capacidad para trabajar con enfoque, es decir, aprender a priorizar para poder discernir entre lo urgente y lo importante, teniendo así la posibilidad de dedicar la mayor parte de tu tiempo y energía a las actividades que ayudarán a conseguir las metas y objetivos que te has planteado.

Emprender no se trata de cuántas horas trabajas, sino de qué resultados estás obteniendo. 

Pasa de la comodidad y seguridad y comienza a buscar libertad e independencia 

Hay que tener claro que el emprendimiento es un camino con incertidumbre en el que nada es seguro, pero todo es posible. Muchas personas inician sus empresas buscando la aparente sensación de comodidad y seguridad que brinda un empleo, pero la verdad es que emprender se trata precisamente de salir de nuestra zona de confort y aventurarnos a superar nuestros propios límites.

Cuando eres empresario tu sueldo depende de ti. Al principio será difícil, especialmente si estás muy acostumbrado a recibir tu salario cada mes, pero emprender te da la libertad e independencia para explotar todo tu potencial.

Deja de trabajar en lo que te toca y comienza a rentabilizar tus pasiones

Un emprendedor sabe que su capacidad de trabajar le da la oportunidad de impactar el mundo con sus ideas, habilidades, pasiones y talentos. Para un emprendedor el trabajo no es un deber, sino la herramienta para cumplir con su propósito de vida.

Así como hay personas que disfrutan sus empleos y los hacen con pasión, también hay personas que inician negocios en industrias que no les apasionan y terminan odiando sus propios negocios. Por esto es importante que, antes de dejar tu trabajo para iniciar un negocio, te encargues en desarrollar una mentalidad emprendedora que te permita afrontar todos los retos que impone el mundo empresarial.

No emprendas con la ilusión de que vas a ganar más trabajando menos. Emprende porque vas a tener la oportunidad de seguir tus pasiones y desarrollar tus proyectos. 

Comienza a buscar clientes 

Si vas a emprender, debes tener claro que la relación con tus clientes no debe ser la misma que con un jefe. Son muchos los que renuncian a sus empleos y se lanzan como freelancers en busca de incrementar sus ingresos y tener más libertad, pero al final terminan trabajando con clientes que disponen de su tiempo en todo momento y hasta definen cuánto les van a pagar por sus servicios.

Deja de trabajar para las empresas y para las personas, y comienza a trabajar con las empresas y con las personas. Siempre asegúrate de tener autonomía sobre tu tiempo y tu trabajo. Sé muy específico en cuanto a las características de tu propuesta de valor, no permitas que la necesidad de asegurar un cliente te lleve a aceptar condiciones de trabajo que pongan en riesgo tu integridad, tu salud o tu reputación, que son activos muy valiosos en este mundo del emprendimiento.

Basta de vender tu tiempo y enfócate en aportar valor

A los clientes les es indiferente el tiempo que inviertas para crear y entregar tu producto, a ellos les interesa es que les aportes valor a sus vidas a través de tus  servicios.

Construye una propuesta de valor basándote en lo que tú tienes para ofrecer y lo que tus clientes potenciales necesitan. Cuánto más valor les aportes, mayor será el precio que ellos estarán dispuestos a pagar.

Aprende a delegar 

Una de las herramientas más poderosas de los empresarios exitosos, es su capacidad de delegar. Existen 3 claves importantes para delegar con éxito en tu negocio:

  • Trabaja con los mejores. Asegúrate de tener a tu lado personas capacitadas, de confianza y que estén realmente comprometidas con la misión de tu negocio.
  • Empodera a tu equipo.  Si eliges bien a las personas de tu equipo, debes brindarles toda la información y herramientas para que hagan su trabajo sin inconvenientes ni limitaciones, de lo contrario seguirás siendo una barrera para el crecimiento de tu propio negocio.
  • Estandariza.  Crea formatos, estándares y protocolos que sirvan de referencia a tu equipo a la hora de realizar su trabajo, pero evita caer en el error de "burocratizar" los procesos en tu negocio.

El reto es lograr que tu negocio funcione correctamente sin necesidad de que estés físicamente en él.

Deja de ser reactivo y comienza a ser proactivo

Una de las principales diferencias entre ser trabajador dependiente y ser emprendedor, es que, generalmente, el trabajador siempre tiene un superior que se encarga de asignarle funciones y tareas, además de hacer el correspondiente seguimiento a las mismas; mientras que el emprendedor no puede esperar a que le digan lo que debe hacer, él debe ser proactivo y autodisciplinado.

Ser proactivo es especialmente importante cuando uno se lanza a emprender, porque sin importar cuánto ames lo que haces, habrá días en que no querrás hacerlo. Habrá momentos en que tendrás pereza de ir a abrir tu negocio, habrá otros en que te sentirás cansado y días en que pensarás que es más fácil buscar un empleo que te dé un ingreso fijo  y es justamente en esos días en los que debes recordar por qué empezaste y por qué rendirte no es una opción para ti.

No busques culpables y asume tus responsabilidad y enfócate en las  soluciones

Cuando eres emprendedor todo lo que sucede es responsabilidad tuya, sin importar en quién hayas delegado determinada labor.

Es común encontrar empresarios que se apoyan en sus colaboradores para excusarse con sus clientes cuando no han podido entregar correctamente un pedido. ¿Es esa la actitud de un empresario exitoso?, seguro que no.
Cuando le incumples a tu cliente, se ve afectada toda tu empresa. Es tu responsabilidad contar con el personal idóneo y los recursos necesarios para cumplir con tu propuesta de valor.

Claro que los problemas e imprevistos pueden ocurrir, pero vale más para un cliente ver a una empresa comprometida y asumiendo su responsabilidad, que escuchar a un empresario ineficiente culpando a sus propios colaboradores por lo sucedido.

No temas a los cambios y comienza a gestionarlos

  La dinámica laboral en ocasiones se torna rutinaria, lo que puede llevarnos a volvernos reacios a los cambios.
Lo ideal es que todas las personas dentro de la organización sean abiertas a los cambios y estén constantemente en un proceso de reinvención y evolución, pero son los líderes de la organización deben ser los primeros en adoptar ésta filosofía de vida.

Como líder de tu emprendimiento debes estar siempre un paso adelante, dispuesto a desafiar el status quo y aprovechando las oportunidades que de los cambios emanan.

Enfócate en el valor de las cosas y no en su precio

Según Robert Kiyosaki, el tacaño nunca será rico, porque se enfoca en el precio de las cosas, no en su valor. ¿Qué quiere decir con esto? quiere decir que, sólo porque algo es barato, no significa que vale la pena el costo.
En el mundo los negocios debes aprender a identificar el valor de las cosas. Dejarse llevar por un "precio bajo" es una decisión emocional que te puede hacer perder mucho dinero. Los empresarios exitosos compran valor.

Enfócate en las oportunidades

La razón por la que la mayoría de las personas dicen cosas como: "Eso no se puede hacer aquí", "Lo haría si tuviera dinero", "Si yo fuera...", "Si yo tuviera...", etc. es porque se están enfocando en los recursos, no en las oportunidades.
Un empresario es capaz de ver el árbol, aún cuando sólo tiene la semilla sostenida en su mano. El empresario se enfoca en la oportunidad y se pregunta: ¿Cómo puedo hacerlo?

Conclusiones

Aunque inicies un negocio, puede que aún existan en tu cabeza paradigmas que te impidan convertirte en el empresario exitoso que quieres ser. Es importante que trabajes en desarrollar una mentalidad empresarial que te permita afrontar de buena manera los retos que impone el mundo de los negocios.

Por otra parte, no hay nada de malo en tener un trabajo, lo malo es depender de él y desarrollar una actitud de conformismo que nos impida reinventarnos y crecer constantemente. Recuerda: Busca clientes, no jefes. Incluso siendo empleado puedes construir una mentalidad emprendedora y aportar mayor valor a las empresas con las que trabajas.
 
 
 
 
 

Síguenos en